Cultura de Rusia - Mundial en Rusia

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cultura de Rusia

Cultura rusa

Un poco sobre la Cultura en RusiaA los rusos les encantan las festividades y celebraciones. Han adoptado las celebraciones occidentales como el día de San Valentín, las Navidades católicas (celebran dos veces las Navidades: la Católica (25 Diciembre) y la Ortodoxa (7 Enero). También aprecian el Año Nuevo Chino y las celebraciones Musulmanes y Judías, ya que los rusos son muy tolerantes hacia otras religiones.

Los rusos se consideran a sí mismos como una nación muy culta. En Rusia se lee muchísimo. Los libros son muy baratos, y una persona puede comprar de 5 a 10 libros mensuales sin que suponga una gran carga a la economía familiar.

Al mismo tiempo, la mayoría de los rusos no tienen lo que llaman el Occidente "Buenos modales". Sus modales no son malos, son simplemente modales rusos. Rusia es un continente duro y los rusos, normalmente, no dudan en decir las cosas en un modo que no deje lugar a mal entendidos. Los rusos somos muy directos.

Esto no significa que no guarden las formas en acontecimientos sociales o que sean mal educados. Muy al contrario, un ruso o en nuestro caso una mujer rusa sabe perfectamente mantener las formas en muy diferentes situaciones: una comida familiar o de trabajo, un acontecimiento cultural etc. Los rusos son personas muy bien educadas. Siempre se dirigirán a un tercero formalmente y no lo tuteará hasta que se establezca una relación de franca amistad. Tienen un gran respeto por la familia y por las normas familiares. Los rusos son personas directas, francas y muy respetuosas.

La mayoría de los rusos se consideran a sí mismos como creyentes, y pertenecen a la Iglesia Ortodoxa Rusa.

A los rusos les gusta hacer hincapié en su actitud tan diferente que tienen hacia los valores materiales, y se consideran a sí mismos sinceros, cordiales y comprensivos. Les gusta hablar acerca de los "misterios del alma rusa" y repiten una famosa frase de un autor ruso: "No puedes entender a Rusia sólo con tu mente." La gran mayoría de los rusos juzga al prójimo por lo que ES no por lo que TIENE. Prefieren ver los valores morales de una persona, que el coche que tiene esa persona.

Por norma general, los rusos aman a su país. Lo pueden criticar de forma severa, pero si tú intentas criticar a Rusia, la defenderán furiosamente. Ellos se sienten ciudadanos de uno de los países más grandes del mundo y están muy orgullosos de ello.

Una muñeca Matrioska (en ruso: матрёшка) es una clase de juguete contenedor. Un conjunto de muñecas Matrioska, consiste de una figura de madera que puede ser separada en piezas para descubrir otra figura del mismo tipo en el interior, repitiendo el procedimiento con la resultante y así sucesivamente. El número de figurillas anidadas es regularmente de seis o más. Su forma es generalmente cilíndrica, redondeada en la parte superior y achatada en la base, estas muñecas no tienen extremidades (excepto aquellas en las que vienen pintadas). Cada muñeca es matizada manualmente y sus diseños pueden ser sumamente elaborados. Los modelos son ordinariamente sobre representaciones de campesinas con trajes típicos rusos, pero pueden ser también por ejemplo, sobre cuentos de hadas o líderes soviéticos y rusos.


Otras formas de artesanías rusas son:
Gzhel cerámica

Jojlomá pintura
Písanka huevos de pascua


En Rusia encontramos una cultura muy particular, una cultura en la que destacan la música folclórica, la música del Siglo XIX, la música clásica, las composiciones operísticas, la música ha estado siempre muy relacionada con Rusia, con la ex URSS.

Música Clásica, Ópera, Ballet, son géneros que no debe perderse si pasa sus vacaciones en Moscú, en uno de sus majestuosos teatros, donde podrá disfrutar de todas estas posibilidades. Stravinski, Shaikovski, Kremer… fueron y son importantes nombre del arte ruso, el más destacado de todos ellos Piotr Ilich Chaykovski, compositor, entre otras importantes obras, de El Lago de Los Cisnes, con renombre internacional. El Ballet soviético ha sido una de las exportaciones culturales más importantes del país.

En cuanto a su literatura, son también muchas las obras que han escrito literatos rusos que han dado la vuelta al mundo, autores como León Tolstoi, Dostoyevski, Leskov… son los más destacados de la literatura rusa.

Además del baile o de la literatura, el cine es otra de las perlas de la cultura rusa, o su pintura, o la arquitectura y el arte gráfico, como el que adorna el metro de Moscú.

La arquitectura rusa fue influenciada principalmente por la arquitectura bizantina hasta la Caída de Constantinopla. Entre los siglos XV y XVI, Aristóteles Fioravanti y otros arquitectos italianos, introdujeron las tendencias renacentistas. Los reinos de Iván el Terrible y Borís Godunov, presenciaron el desarrollo de iglesias con techos en forma de toldo, alcanzando su esplendor, con las estructuras que muestra la Catedral de San Basilio, (ilustrada a la derecha). En el siglo XVII, el "estilo flamante" de la ornamentación, afloró en Moscú y Yaroslavl, disponiendo de esta manera al arte para entrar en el Barroco Moscovita de los años 1690.
El siglo XVIII fue testigo de la arquitectura rococó, encabezada por los espléndidos trabajos de Francesco Bartolomeo Rastrelli y sus seguidores. Durante el reinado de Catalina la Grande y su nieto Alejandro I, la ciudad de San Petersburgo fue transformada en un museo al aire libre de arquitectura neoclásica. El siglo XIX estuvo dominado por el resurgimiento del diseño Bizantino y Ruso. Los estilos predominantes del siglo XX fueron el Modernismo (Fiodor Shéjtel), Constructivismo (Alexéi Schúsev, Konstantín Mélnikov) y el estilo Imperio estalinista (Borís Iofan).
Algunas edificaciones rusas de importancia:
Catedral de Santa Sofía de Nóvgorod | Puerta Dorada de Vladímir | Catedral de Cristo Salvador de Moscú| Catedral de la Asunción (Vladimir) | Catedral de la Anunciación (Moscú) | Catedral del Arcángel Miguel (Moscú) | Catedral de la Dormición (Moscú) | Catedral de la Resurrección de Cristo | Catedral de San Basilio | Kremlin de Kazán | Catedral de San Isaac | Catedral de la Anunciación (Kazán) | Catedral de San Pedro y San Pablo (San Petersburgo) | Torre Sújarev | Torre Ménshikov | Picadero de Moscú | Puerta Triunfal de Narva | Iglesia de la Ascensión de Kolomenskoe | Peterhof | Palacio de Gátchina | Monasterio de la Trinidad y San Sergio | Monasterio de Solovetsky | Museo Kunstkamera | Museo Ruso | Palacio de Catalina | Gran Palacio del Kremlin| Palacio de Invierno | Monasterio Símonov | Monasterio Novodévichi | Mausoleo de Lenin | Monumento a la Tercera Internacional | Palacio de los Soviet | Las siete hermanas | Centro de Exhibición Unión Rusa | Torre Ostánkino | Palacio del Triunfo | Casa Blanca de Rusia

La cultura rusa es un híbrido generado a partir de las costumbres propias de tantas civilizaciones, que conformaron a este gran estado multicultural y el resultado de su desarrollo durante varias épocas. Estando fuertemente arraigada a la cultura de los primeros eslavos orientales.
Históricamente la condición dominante en Rusia, ha sido ocupada por la cultura rusa, la cultura del idioma ruso y la nacionalidad rusa. Esto es parcialmente, porque los rusos constituyen la mayoría de la población del país y porque muchas veces en la historia de Rusia, las culturas de otras nacionalidades fueron aculturadas a través de la rusificación, por ejemplo, el Ukaz de Ems.
La cultura de la antigua Rus', se vio involucrada en la conversión al cristianismo ortodoxo y la acogida del arte bizantino y su arquitectura. La Iglesia poseía recursos para encomendar grandes obras de arte, así como también la voluntad e intención de preservarlas.
Allá por 1890, una nueva forma de arte tuvo auge, la Vanguardia rusa. Sin embargo, se desarrolló dentro del régimen soviético cuando el gobierno tomó control de toda actividad artística.
La política de la URSS respecto a la cultura, fue controversial: por un lado, hubo el deseo (motivado políticamente) de crear un pueblo exclusivamente "soviético", expresado en la noción de la cultura soviética y ejemplificado por el Realismo socialista. Por otro lado, hubo campañas recurrentes de preservación de las culturas nacionales: cada etnicidad tenía a sus propios "grandes escritores autóctonos" y las prácticas culturales folklóricas fueron oficialmente apoyadas.

Cultura de la Unión Soviética
La cultura de la Unión Soviética pasó por varias etapas durante los 69 años de existencia de la Unión Soviética. Que fue enriquecida por personas de distintas nacionalidades de cada una de 15 repúblicas de la Unión, aunque la mayoría de ellos eran rusos. El Estado soviético apoyó a las instituciones culturales, pero también llevó a cabo una estricta censura.

Los años de Lenin

La principal característica de las actitudes comunistas hacia el arte y los artistas en el período entre 1918 y 1929, fue la libertad y la experimentación significativa con varios y diversos estilos en un esfuerzo de encontrar un estilo soviético distintivo del arte.
Al principio los artistas y los escritores obtuvieron una gran cantidad de libertad pero muchos huyeron de Rusia a causa de su oposición al gobierno bolchevique. Lenin era un hombre tradicional en el arte. Odiaba a los nuevos "ismos" (futurismo, expresionismo) y quería que el arte fuera conservado de la forma tradicional, sin embargo, no hizo nada para disuadir a la difusión del futurismo en Rusia. Mostró su apoyo a la escena del arte y quería que este fuera accesible a las masas. Nacionalizó muchas colecciones de arte privadas y creó el Museo de Arte Contemporáneo Occidental de Moscú. Lenin quería desde el comienzo tener control completo del sistema del arte y designó a Izo-Narkompros para tomar el control. El movimiento Proletkult ("cultura proletaria") se originó luego de la Revolución de febrero. Sus miembros querían hacer un arte más comprensivo para las masas y fomentar una mayor participación en las artes. Muchos estudios de arte nuevos se establecieron en muchas ciudades. Estos movimientos fueron progresivo y sus miembros pro-revolucionarios.

En muchos aspectos, el período de la NEP fue una época de relativa libertad y de experimentación para la vida social y cultural de la Unión Soviética. El gobierno toleró una variedad de tendencias en estos campos, siempre y cuando no fueran abiertamente hostiles al gobierno. En el arte y la literatura, numerosas escuelas, algunas tradicionales y otras radicalmente experimentales, proliferaron. Los escritores comunistas Maksim Gorki y Vladimir Mayakovsky fueron activos durante este tiempo, pero otros autores, que muchas de sus obras fueron reprimidas más tarde, publicaron trabajos que carecían de contenido político socialista. El cine, como medio para influir a una sociedad mayoritariamente analfabeta, recibió el estímulo del Estado; muchos de los mejores trabajos del cineasta Sergéi Eisenstein datan de este período.
La educación, bajo el comisario Anatoli Lunacharski, entró en una fase de experimentación basada en las teorías de aprendizaje paulatino. Al mismo tiempo, el Estado amplió el sistema escolar primario y secundario e introdujo las escuelas nocturnas para los adultos que trabajaban. La calidad de una educación superior sufrió, en parte, debido a las políticas de admisiones preferentes hacia los aspirantes de la clase proletaria sobre aquellos de orígenes burgueses, sin importar las calificaciones de los aspirantes.
Bajo la NEP el Estado facilitó su activa persecución de la religión iniciada durante el comunismo de guerra pero continuó para hacer campaña a favor del ateísmo. El partido apoyó el movimiento de reforma "Viviendo la Iglesia" dentro de la Iglesia Ortodoxa Rusa, con la esperanza de que socavaría la fe en la iglesia, pero el movimiento se extinguió a finales de 1920.
En la vida familiar, las actitudes llegaron a ser generalmente más permisivas. El Estado legalizó el aborto, e hizo que el divorcio fuera progresivamente más fácil de obtener. En general, las actitudes tradicionales de las instituciones tales como el matrimonio fueron cambiando lentamente mediante la promoción del partido de los ideales revolucionarios.

Durante la era de Stalin
Las artes durante el gobierno de Iósif Stalin se caracterizaron por el aumento y la dominación del estilo impuesto por el gobierno del realismo socialista, con el resto de las tendencias siendo severamente reprimidas y con raras excepciones (como por ejemplo, muchas obras notables de Mijaíl Bulgákov - sin embargo, su obra completa El maestro y Margarita fue publicada únicamente en 1966). Muchos escritores fueron duramente reprimidos pro el estalinismo, siendo ejemplos, Osip Mandelstam, Isaak Bábel y Borís Pilniak. Andréi Platónov debió trabajar como vigilante y no se le permitió publicar. Después de un corto período de renacimiento de la literatura ucraniana, más de 250 escritores soviéticos de Ucrania, murieron durante la Gran Purga (por ejemplo, Valeran Pidmohyl'nyi (1901-1937)) (denominado El Renacimiento Ejecutado). Las obras de los autores encarcelados fueron confiscadas por el NKVD y algunas de ellas fueron publicadas más tarde. Los libros fueron retirados de las bibliotecas y destruidos.

A finales de la Unión Soviética

En los años 60, 70 y 80, la época de Brézhnev, un período distintivo en el desarrollo de la cultura soviética caracterizado por una vida pública conformista y un enfoque intenso en la vida personal. En los últimos años de la Unión Soviética su cultura popular se caracterizó por la entrada de la cultura popular estadounidense ejemplificada por la moda de los pantalones vaqueros.
En las Artes, la liberalización de todos los aspectos de la vida desde el deshielo de Jrushchov creó la posibilidad de que las distintas formas de arte disidentes y no formales evolucionaran.
Una mayor experimentación en las formas de arte llegaron a ser admisibles en la década de 1970, resultando en la producción de obras más sofisticadas y sutilmente críticas. El gobierno aflojó las restricciones del realismo socialista; así, por ejemplo, muchos protagonistas de las novelas del autor Yuri Trífonov se preocupaban más por ellos mismos con los problemas de la vida cotidiana que con la construcción del socialismo. En la música, aunque el Estado continuó frunciendo el ceño ante los géneros occidentales como el jazz y el rock, comenzó a permitir que los grupos musicales occidentales especializados en estos géneros hicieran apariciones limitadas. Sin embargo, el compositor nativo de baladas populares Vladímir Vysotski, fue muy popular en la Unión Soviética y se le negó el reconocimiento oficial por sus letras iconoclastas.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal